martes, 8 de febrero de 2011

Valentía innata



Para ser un verdadero piloto de Fórmula Uno, de estos que marcan época y son siempre recordados, además de talento es necesario llevar en la sangre velocidad y no temer a nada. Hace dos días hemos sido testigos de un accidente casi mortal, afortunadamente, solo fue 'casi'. Y es que, con observar las imágenes del duro golpe de Robert Kubica nos quedamos pensando y asombrados de cómo es posible que alguien haya salido vivo de él, aún habiendo ido contra él un guardarrail. Justo después del accidente, empecé a criticar que se le hubiera permitido a Robert ir a los rallyes, ahora, después de pensarlo me he dado cuenta de que está bien que se le haya dejado participar en su pasión. Todos ellos conocen los riesgos, pero, ¿Qué es de un piloto sin asumir riesgos? ¿Sin sentir la velocidad? ¿Sin vencer al miedo? Esos son los pilotos que nombraba al principio, esos que marcan una época. Todos recordaremos siempre al 'loco' Gilles Villeneuve, a Ayrton Senna e incluso, a pesar de haber pasado tantos años, a Tazio Nuvolari.


Pilotos que tienen como cualidades innatas la velocidad, fortaleza y valentía. Capaces de vencer al miedo, en cada kilómetro, en cada curva ... y también fuera de las pistas. Todos tenemos muy presente aún la muerte de Colin Mcrae tras estrellar un helicóptero. ¿Y se lo iban a prohibir? es imposible ... así son estos locos. M. Schumacher tras retirarse empezó a montar en moto. Ni retirados quieren vivir tranquilos. Como he dicho, las ganas de vivir al límite es algo innato, no se le puede arrebatar. Como decía Ayrton Senna 'Todos los años hay un campeón, pero no siempre un gran campeón', los pilotos a los que me refiero son los grandes campeones, a pesar de sufrir graves accidentes siempre vuelven, y Kubica lo hará a pesar de ser este el tercer grave accidente que ha sufrido en su vida.

El miedo siempre pasa factura, o sino echemos la vista atrás, Niki Lauda podría haber ganado un cuarto campeonato en 1976 si no se hubiera retirado de aquel GP de Japón debido a que pensó que asumiría demasiados riesgos bajo la lluvia torrencial que caía.

Los verdaderos pilotos y verdaderos campeones no se reconocen por el número de titulos en su haber, sino por su capacidad de luchar por victorias, podios, puntos ... y también contra la muerte. Con un único objetivo: vencer.

domingo, 6 de febrero de 2011

Get well soon, Robert.



Largo, confuso, dramático... podrían ser las palabras que definen a este domingo 6 de Febrero. Te despiertas y abres Facebook, Twitter y las webs que te mantienen informado del mundo del motor, y lo primero que ves es 'Robert Kubica grave tras sufrir un accidente'. Luego te tiras pegado al ordenador todo el día esperando noticias que den fuerzas y que digan que Kubica está bien. Días como este son en los que te das cuenta de lo importante que pueden llegar a ser esas personas que se juegan la vida en cada competición, en cada kilómetro, en cada curva ... y de lo que puedes llegar a quererlas sin ni siquiera haberlas visto en persona; también te das cuenta de quienes les respetan y de quienes prefieren ganar dinero a través del morbo que generen sus artículos, fotos o palabras. Personas sin nombre.

Pero bueno, eso ahora no importa. Lo que realmente importa es que tenemos a un piloto ingresado en el hospital, debatiéndose entre volver a pilotar o no, entre la vida o la muerte, esperando un milagro que le devuelva a la competición. En ello nos debemos centrar en Robert.


Hoy todos somos un poquito polacos, hoy todos luchamos desde
cualquier parte del mundo junto a ti para que vuelvas a la pista lo antes posible.
Get well soon, Robert.

Nie poddawaj się!




Garbajosa no volvió a casa tras navidad





Tras varios días de negociaciones, finalmente Jorge Garbajosa no volverá a la que fuese su casa durante dos temporadas "No va a venir. Está virtualmente descartado," eran las palabras procedentes de Málaga que desesperanzaban el deseado fichaje. El Unicaja está en horas bajas, fuera de play-off en la Liga ACB y sin respiro en la Euroliga. Junto con el nuevo entrenador -Chus Mateo-, Jorge Garbajosa hubiera sido la inyección de moral necesaria para el club malagueño y sus aficionados. Finalmente, el ala pivot no llegó.

Messina no cuenta con él tras la llegada de Begic, y el Real Madrid decidió hacer de él 'el jugador número 13', es decir, dejarle sin ficha en el equipo; por lo tanto, lo más factible hubiera sido una segunda etapa en Málaga del ex de los Toronto Raptors. Por ello, los de la capital de la Costa del Sol dieron la baja en la ACB a Guille Rubio para hacerle un hueco en la plantilla, y pusieron a Garbajosa como tope para desvincularse del Real Madrid hasta el pasado viernes. El plazo se superó al no llegarse a un acuerdo económico entre ninguna de las partes, y el Unicaja dio de alta de nuevo a Rubio en la ACB, que se realzó con un gran partido el pasado jueves ante el Lietuvos Rytas.

Así pues, Unicaja continuará con su actual plantilla, intentando remontar para llegar a posiciones de Play-off y porqué no a la Final Four. Difícil, pero no imposible.