domingo, 25 de diciembre de 2011

Sobre por qué suicidarse en Navidad



Tras pasar el mes de noviembre, todo el mundo empieza a volverse loco. Compras por un lado, a veces innecesarias, y llamadas por otro. Decidir la casa en la que vas a celebrar las Navidades: Nochebuena, Navidad, Nochevieja, Año Nuevo... Y empezar a prepararla para aparentar que
la situación económica es igual o superior al resto de la familia a la que has estado criticando todo el año.

La Navidad es una fecha hipócrita. Para empezar porque es religiosa y los no creyentes ansían su llegada y la celebran como si hubieran ido al nacimiento del hijo de Dios. Es decir, creen en Dios solo cuando hay fiesta. Celebrar el cambio de año, como hacen algunas personas de otra religión en nuestro país sin más sería lo correcto. Pero claro, donde haya alcohol, música y mazapanes...

Cierto es que en algunas casas, la llegada de la Navidad hace que haya una sonrisa en la cara de los más mayores porque pueden ver a sus hijos/nietos llegados de cualquier punto de España o del mundo tan solo para pasar estos días unidos. Lo peor es que el año está lleno de fechas en las que, la mayoría, ni se preocupan por sus mayores. Ni una llamada telefónica ni una visita cuando disponen de los medios necesarios. Pero claro, en la cena familiar a olvidarnos de todo y a poner buena cara. También toca la típica situación bochornosa: ¿Y la novia qué? ¿Todavía no? ¿Vas a estar soltero toda la vida? ¡Mira tu primo, que lleva 5 meses con una! o... ¿Qué estudias? Boh, eso no tiene futuro .... Algún día se enterarán que hay gente que vive su vida de otra forma. Con otra mentalidad. Y que por menospreciar logros o actitudes no vas a cambiarla.

Abrazos, sonrisas, besos... y un sin fin de afecto que tan solo dura cuatro, cinco o como mucho seis horas. El típico familiar chistoso en la mesa que parece haber atracado un bar y la abuela deseando que todos se vayan para irse a dormir. Ah sí, que se olvidaba, como no te hayas hartado de comer y estés a punto de explotar, es que no te ha gustado la comida y ya te miran con mala cara. Todo un show después de cual nadie se acuerda de nadie en los 11 meses y 3 semanas restantes del año.

Luego vienen las felicitaciones de Año Nuevo y Reyes. Te llegarán SMS, correos y ahora Whatssaps de gente que llevará meses sin dirigirte la palabra y que se pelean por mandar el mensaje más original (De alguien que en teoría era importante yo no los recibo, pero bueno, me consuela que al menos actúa sin falsedad- XD). El 5/6 de enero es algo para los niños, cuando ves la felicidad en sus ojos al abrir los regalos. Lo que no saben es que sus tíos/abuelos/padres se han matado buscando ser superior unos a los otros. Mostrar poderío, de eso se trata.

También podemos mirar la televisión. Anuncios repetitivos, villancicos porque sí y programas que un año y otro repiten también porque sí.

No, no me gusta la Navidad, salta a la vista. Y menos este año. Tanto a mí como a mucha gente le llegan recuerdos de alguien que ya no está o de alguien a quien añoran. Además de odiar la hipocresía. Porque uno existe todo el año, no solo por unos pocos días. Volveré a recuperar la ilusión por estas fechas cuando tenga hijos o niños pequeños cerca (ellos sí que la disfrutan) o una pareja o familia propia en la que sean unos días un poco más especiales que otros, unidos, sin hipocresías ni falsedades, cosa que a día de hoy pocos hacen (honrados son los capaces...). Suicidarse es algo demasiado exagerado, pero echarse una siesta de un par de semanas no estaría nada mal...

viernes, 23 de diciembre de 2011

Massa no puede volar alto




Poco puede comentarse sobre la temporada de Felipe Massa. No hace falta decir por enésima vez que no ha estado a la altura de Ferrari ni de su monoplaza, porque es una verdad como un templo. Cuenta Luca Cordero di Montezemolo en unas recientes declaraciones a la prensa que la culpa ha sido del coche y que Felipe no se ha adaptado correctamente a él. Es su forma de justificar la continuidad del brasileño en el equipo italiano.

A LA SOMBRA Y DERROTADO

En dichas declaraciones, Montezemolo también afirma que su bajo rendimiento no se debe a ninguna secuela del accidente en Hungría 2009, algo que ya comentó al final de 2010 cuando desde Maranello decían que había corrido su hermano en vez de él. Muy chistosos ellos, pero han vuelto a tropezar con la misma piedra.

Para pilotar un F1 hay que tener ciertas cualidades y un valor que no se puede medir. Massa las tiene, no puede dudarse, pero tiene un problema: el sicológico. El Mundial de 2008 fue el primero en el que el piloto brasileño tuvo la oportunidad de luchar por un campeonato tras haber estado a la sombra de Michael Schumacher y luego de Kimi Raikkonen. Se llevó un duro golpe al perder el título en las últimas curvas de Brasil, ante su público. 2009 tampoco empezó bien. Ferrari no tenía un coche a la altura y luego llegó Hungría. Un accidente desafortunado que le mantuvo fuera de la pista hasta el siguiente año.

LLEGADA DE ALONSO Y CRÍTICAS

En el GP de Japón se anunciaba el fichaje de Fernando Alonso por Ferrari, para 2010. Todo un boom mediático. Entrevistas, eventos publicitarios y todo el mundo fijándose en el piloto español mientras que Massa volvía a los circuitos tras casi haber perdido la vida. 5 podios en un 2010 que volvió a estar en la sombra de un compañero de escudería, con órdenes de equipo incluidas. El cambio de suministrador de gomas pudo tener algo de culpa, pero el no adaptarse a la perfección es demérito del piloto, no de Pirelli.

"Esperamos que este año pilote él y no su hermano", esperaban desde Ferrari a principio de temporada. Una vez más ha llegado la decepción y 2011 ha sido una de las peores temporadas de un piloto de la marca italiana en los últimos años. Con algún detalle de calidad en alguna carrera-siempre hundiéndose en la segunda mitad de ésta- pero sin demostrar consistencia, regularidad y sin dar argumentos de ser un piloto digno de Ferrari ha hecho un año más que lamentable.

APAGADO

"With your mind power, your determination and your instint [...] you can fly very high"- decía Ayrton Senna. Felipe Massa tiene el problema de no tener ni poder de su mente, ni determinación, ni instinto, ni una motivación que perdió cuando los medios de comunicación solo se fijaron en él para criticarle. Su fallo ha sido no levantarse cuando ha sido derrotado. Así difícilmente podrá volar alto...

miércoles, 21 de diciembre de 2011

El señor del paddock



Camina por el paddock sonriente como si hubiera nacido allí. Los años no pasaron desapercibidos y su cara lo refleja, aunque siempre lleno de simpatía. Media vida en un circo del que nunca fue rey. Siempre aceptó ser el número dos viendo como sus compañeros eran el uno. Más de 300 carreras, 23 victorias y casi un centenar de podios... pero esto ya no es lo que era en su época dorada, ahora le piden dinero, y él no tiene más que una valiosa experiencia inherente a sus manos.

Williams le busca un sustituto que traiga maletín. Barrichello parece haber conseguido unos cinco millones de euros en patrocinios, pero el equipo británico quiere más: Petrov tiene a Rusia a detrás y Bruno Senna a uno de los hombres más ricos de Brasil, Eike Batista, que ya le ayudó en su paso por Lotus.

Salvó su vida en su fuerte accidente en el Gran Premio de San Marino en 1994, supo volar a contraviento para conseguir su primera victoria, lidió con un heptacampeón del mundo en su mismo equipo y aceptó órdenes sabidas y no sabidas para hacer campeones a otros... todo un héroe, un luchador, un señor que poco puede hacer para seguir en la pista ante la mala situación económica de la Fórmula 1...

sábado, 26 de noviembre de 2011

Red Bull no quiere a Buemi



Pertenecer a la cúpula de Red Bull hoy en día es un privilegio. El piloto que entra ahí de verdad tiene calidad y la marca de las bebidas energéticas es capaz de darle las herramientas necesarias para llegar alto y triunfar. Muchos pilotos han pasado por las órdenes de Helmut Marko como Mirko Bortolotti, Brendon Hartley o Robert Wickens. Ellos ya no están. Dejaron paso a los actuales integrantes del programa de pilotos de Red Bull, entre los que se encuentran Daniel Ricciardo, Carlos Sainz Jr., Jean Eric Vergne... El objetivo es forjar a un Campeón como Sebastian Vettel, pero otros factores también cuentan, como el económico.

Quien entra en la F1 con un equipo ha de saber que a esta competición no se viene a ganar dinero del deporte, sino a todo lo contrario: a vacilar de tener una escudería o a publicitar un producto y ganar dinero a partir de él entre otras razones. Dietrich Mateschitz, dueño de Red Bull, ha sido conocido siempre como un as en el tema del marketing y publicidad, un fuerte punto necesario para expandir su marca de la mejor forma posible y, para ello, necesita una buena imagen como la que ya tiene con Vettel, dos veces campeon del mundo gracias a la fuerte escuadra que se ha formado.

Al lado de Vettel está Webber, un piloto que cada año se desinfla un poco más y que tiene fecha de caducidad a finales de 2012. Para sustituirle, Red Bull tiene un equipo B en el que forja a sus talentos anteriormente nombrados. Alguersuari y Buemi luchan por dar ese próximo paso: dan el máximo cada carrera porque saben que su futuro puede estar ahí y el camino al triunfo también.

El piloto catalan parece tener el 2012 atado a Toro Rosso, pero Buemi no tanto ... ¿Por qué? en cuanto a resultados, el suizo ha estado por debajo, pero no tanto. Ricciardo y Vergne vienen fuerte y, según yo puedo entender, tienen más posibilidad. Me explico. Mateschitz gana dinero a través de Red Bull, para él la publicidad es algo primordial (patrocina numerosos equipos y eventos por todo el planeta) y la imagen de los pilotos es la puerta al beneficio económico. Como ya hemos, visto la cara de Vettel se ha usado en las latas de Red Bull y en cuanto a mechardising es todo un éxito con numerosos productos. ¿Os imagináis a la gente comprando cosas con la cara de Buemi estampada? Ya vemos que no pasa con Webber, ni si quiera se molestan en venderlos. La marca de las bebidas energéticas necesita esto y con Alguersuari, Ricciardo o Vergne estaría asegurado, al menos más que con Buemi. Y no solo la imagen, también la forma de atraer a los medios de comunicación. Alguersuari es más mediático y da más páginas en periódicos, portales, etc ... que el bueno de Sebastien.

Que Red Bull no quiere a Buemi creo que es sabido por muchos desde hace tiempo Aún así, no descarto su continuidad en Toro Rosso, siempre en el equipo B. Ricciardo podría ir a Caterham y Vergne pasar media temporada de tercer piloto del equipo de Faenza, una estrategia que ya usaron cuando se fueron Vergne o Bourdais hace años.

jueves, 3 de noviembre de 2011

Vencer a la derrota



Se acercaba a las nubes, volando, sin dejar el asfalto, no tenía rival, ni tampoco miedo. Eso le hacía especial. Le hacía único. A veces pareció un ángel subido a un monoplaza, con su inigualable casco amarillo y verde unido a la velocidad inherente a él. La carrera de Ayrton Senna no fue fácil, una racha difícil, el final de la temporada 1989.

Corría el Gran Premio de Japón. El título se decidía, en principio porque faltaba una carrera, allí: Si Senna no acababa, Prost sería campeón. Ayrton consiguió la pole en territorio nipón, pero se vio retrasado en la salida, brindando a un espectacular Prost el liderato de la carrera. Sí, espectacular, porque su ritmo era increíble. Senna aún creía en la consecución del título y de la victoria en la carrera. No existía otra opción. Luchaban entre ellos: Senna, tras la parada en boxes de ambos Mclaren, volaba y se acercaba a Prost e, inevitablemente, en la vuelta cuarenta y seis se encontraban y chocaban. Prost abandonaba, tiraba la toalla bajando del monoplaza. Chocó con Ayrton: ¿Misión cumplida para el francés?. No fue el caso de Senna, que no abandonó, su Mclaren tenía dañado el alerón delantero, el cual cambió justo después de cruzar por la escapatoria de la chicane posterior a donde ocurrió el incidente.

El brasileño cambió su alerón dañado y volvió a la pista. Tenía un título que ganar. El bicampeonato estaba cerca. Adelantó a Nanini y se hizo con aquella corta victoria y con aquella posibilidad de luchar por el título en Adelaida que le quitarían de las manos dos horas después.

La ceremonia del podio se retrasaba. Y es que Prost, tras bajar del monoplaza, fue directo a hablar con los comisarios y con su gran amigo Jean Marie Balestre. Cada minuto que pasaba alejaba a Senna de la lucha por segundo campeonato consecutivo y así fue. Fue llamado a declarar y, tras la incertidumbre llegó el desenlace por fin: "La decisión tomada por los comisarios del Gran Premio de Japón es excluir al coche número 1 y a su piloto, Ayrton Senna, del resultado final de la prueba".

Según interpretaron los comisarios, el piloto brasileño, al no pasar por la chicane e ir por la vía de escape, infringía el artículo 56 del reglamento deportivo. La política había ganado al deporte, la amistad entre Balestre y Prost también. "Nunca se sabe cómo será interpretado el reglamento", decía el Campeón de 1989. Esta vez fue a su favor.

Ahora llegaba la última carrera, Australia, y había que competir aunque Senna no tuviera fuerzas. Antes, se reunía el Tribunal de Apelación en el que se decidió que: "Se confirma la decisión de los comisarios de Japón (descalificacion de Senna) y se sanciona al piloto con una multa de cien mil dólares además de una suspensión de la licencia de 6 meses si se comete alguna falta".

Ayrton era fuerte, considerado el mejor piloto en aquel momento, por delante de Prost. Balestre no lo aceptaba y, según L'Equipe, llegó a llamar al piloto francés para decirle: "Alain, calla la boca en Australia a todos aquellos que dicen que no eres el mejor". Mientras tanto, Ayrton se lamentaba de lo sucedido. "He sido penalizado y culpado por todo. He sido tratado como un críminal, como si fuera el único responsable y esto es totalmente inaceptable". No quiso ir a Adelaida, pero finalmente allí estuvo.

La última carrera de la temporada no dio más al campeonato. Condiciones complicadas y solo ocho coches cruzando la meta, los Mclaren, por ejemplo, no lo hicieron. 1989 ya se había acabado y con él todas las polémicas ... o no.

Senna se fue a Brasil a descansar, pensar y decidir lo que haría en un futuro. "Una de las opciones es no volver. Se lo he dicho a Mclaren y ellos están de acuerdo", dijo el brasileño, que había perdido la motivación viendo como el mando de la F1 iba en su contra. Poco después y tras duros días, Ayrton volvió a subir a un F1 para probar unas nuevas suspensiones para 1990. Volvió a descubrir que no podría vivir sin competir. Pero su presencia en la próxima temporada no estaba asegurada, la FISA aun seguiría intentando impedirlo.

En Francia, en diciembre, Senna se reunió con Balestre en su despacho, donde el francés invitaría a Ayrton como su "invitado especial" a ir a la gala anual de la FIA, en la que Prost recibiría el trofeo como Campeón. La invitación acabó en la papelera y Balestre totalmente indignado por las formas del piloto brasileño. Según Balestre, su misión era reunir a Ayrton y a Prost para que se reconciliaran. Eso no entraba en la cabeza de Senna.

Todo llegó a un punto en el que se obligaba a Senna a pedir disculpas ya que si no lo hacía y pagaba la multa por lo sucedido en Japón, no seria admitido en la lista de pilotos oficiales. Ayrton no lo hizo y Balestre siguió erre que erre: el brasileño no apareció en la lista de pilotos para 1990 ya que, para presionar a la FISA, Mclaren inscribió a Palmer en vez de a Ayrton. No cedieron.

Ya no quedaba otra, había que hacer algo. Philip Morris presionaba a Mclaren y Senna escribió una carta en la que pedía perdón a Balestre. El francés se la tomó a su forma y la la FIA la publicó, alterada, y sin la firma del piloto. Todo una vergüenza. Finalmente se inscribió a Ayrton en la lista de pilotos para 1990. Y menos mal, porque allí comenzó la victoria ante la injusticia, ante la derrota.

Ese piloto que incluso llegó a hacer llorar a algún periodista, continuaría en la F1. Para recordar, aquella rueda de prensa en Australia. Imperdible: "¿Por qué motivo continúo haciendo esto si sé que no están tratándome de forma leal? A pesar de todo, las carreras, la competición, las llevo en la sangre. Son parte de mi vida, de mí, durante toda mi vida. Son más importantes que cualquier otra cosa. De hecho, yo sé, en lo más profundo de mí, que la situación vivida en estos últimos días sólo me motiva e incita a luchar contra ella y a demostrar que lo que estoy haciendo tiene algún valor. Me motiva luchar hasta el final. Creo que podemos devolver la justicia a nuestro deporte y recuperar la dignidad perdida”.

Pudo marchar a la IndyCar, de la que tuvo diferentes ofertas. Pudo abandonar la lucha, pero su pasión era mayor. "Soy más fuerte que otras personas", dijo en alguna ocasión. Se levantó de aquel fuerte revés y vinieron sus mejores carreras: Brasil 1991 o Donington 1993 y dos títulos más en 1990 y 1991. Ayrton era único y no aceptaba la derrota, porque amaba la victoria. Y eso no solo pasa en la pista, también en otras situaciones de la vida. Caer, siempre caemos, pero levantarnos ... no siempre, solo cuando tratamos y conseguimos vencer a la derrota.



jueves, 27 de octubre de 2011

Cuando la promesa se apaga



Llegar a la Fórmula 1 como una futura promesa, a veces, no es demasiado bueno ya que las exigencias son siempre mucho mayores. Adrian Sutil llegó así, como un piloto con talento y con una gran habilidad en agua que posteriormente empezó a demostrar. Con el paso de los años, aquella futura promesa se ha ido apagando y ahora se queda a la sombra de su nuevo compañero de equipo: Paul di Resta.

En sus inicios con Spyker demostró saber lo que es pelear con un coche de la parte baja de la parrilla y, ojo, no lo hizo nada mal. Llegó a puntuar en el loco Gran Premio de Japón de 2007 y fue capaz de rodar en la cuarta posición en las calles de Mónaco antes de la embestida de Kimi Raikkonen.

2009 da a Sutil la oportunidad de continuar mostrando su talento en la pista con un coche algo más competitivo. Por diferentes motivos, el alemán no consigue llegar a los puntos hasta aquel atípico GP de Monza en el que acaba cuarto. En 2010, el cambio de puntuación da al de Force India la oportunidad de puntuar regularmente y, además, tiene una buena parte del campeonato hasta su declive y su decepción en carreras como la de Corea.

Esta temporada comenzó con la polémica en una discoteca China en la que Sutil agrede a un integrante de Lotus Renault. Entre juicios y polémicas, el asiento del alemán peligra y, para más inri, solo puntúa en las 3 de las primeras nueve carreras, siendo más irregular que su nuevo compañero de equipo, Paul di Resta. Las miradas se centran en las grandes actuaciones del Campeón del DTM de 2010 y Sutil tan solo es capaz de brillar en algunas ocasiones puntuales. En la parte final del año en la que ahora estamos, Di Resta vuelve a sacar los colores al que fuese campeón de la F3 japonesa.

¿Qué pasará en 2012? Según se comenta ya, Nico Hulkenberg ocupará el sitio de la promesa que ya se apagó y acompañará a Di Resta en una apuesta por el futuro de Mercedes. Sutil podría emprender una búsqueda de otras aventuras fuera de la F1 e, incluso, no seria una locura pensar que el piloto alemán volviese a trabajar con Colin Kolles, ahora en HRT, en sustitución de Tonio Liuzzi. Y es que hay que recordar que Sutil trae dinero consigo. Y en el equipo español no lo van a rechazar ...

lunes, 17 de octubre de 2011

Eterno Campeón




Ni cuando cambiabas la dirección de tu vida a otro lugar, pudiste dejar de sentir la velocidad.
Allá donde estés, siempre, pisa a fondo y no sueltes lo que más amaste: el volante.
Nosotros te tendremos en nuestra memoria como lo que nunca dejarás de ser.

Eterno Campeón.

D.E.P Dan Wheldon.

sábado, 15 de octubre de 2011

David Purley, cuando el corazón se convierte en el motor




A veces, se dice que en la Fórmula 1 no hay amigos, que los pilotos están hechos de otra pasta y que solo han de pensar en correr y ganar. Cuando vemos un accidente de uno de esos héroes que se juegan el tipo en las pistas, se nos hace un nudo en la garganta, pero sorprende como sus demás rivales, y compañeros, continúan en pista como si nada hubiera ocurrido, aunque muestran su lado más humano preocupándose por el accidentado. En los 90, cuando la seguridad no era la mejor, vimos un gran ejemplo por parte de Ayrton Senna en el Gran Premio de Spa de 1992, cuando el brasileño salvó la vida a Eric Comas tras un grave accidente. Dos décadas antes, concretamente en 1973, David Purley levantó su pie del acelerador para dar combustible a la vida de Roger Williamson.

Tras pasar por el ejército, el británico David Purley, con el fuerte apoyo económico de su familia, entró a formar parte de la parrilla de la Fórmula 1 en el Gran Premio de Mónaco de 1973. Participaría en la histórica carrera con un March 731 de su propio equipo privado (LEC). Su primer GP no fue del todo bien, ya que debió abandonar por un problema mecánico. La próxima cita del calendario sería el Gran Premio de Holanda, en el que participaría un gran amigo de Purley, Roger Williamson, que tampoco había tenido demasiada suerte en su única y anterior participación al abandonar en el GP de Gran Bretaña por una colisión con otro piloto. Sus caminos se cruzarían en aquel circuito de Zandvoort por primera y última vez ...

Williamson partiría desde la decimoctava posición en la carrera, mientras que Purley lo haría tres posiciones más atrás. El avance de Williamson era impresionante, ya que iba remontando (desde la última posición, ya que su coche no arrancó bien) y se acercaba a las diez primeras posiciones. El avance del británico frenó en la vuelta ocho cuando uno de los neumáticos de su monoplaza se pinchó y, por ende, el coche salió catapultado contra las defensas, chocó, atravesó la pista y volteó. Para más inri, el March se incendió y el piloto quedó totalmente atrapado.

Purley, que aún se mantenía en pista, llegó al lugar del accidente y protagonizó una bella hazaña. La vida de su buen amigo corría peligro y el ex-paracaidista paró su monoplaza y se acercó, corriendo, al lugar donde las llamas devoraban aquel coche. Williamson gritaba pidiendo ayuda a Purley: "Por Dios Santo David, sácame de aquí". El piloto de LEC lo intentó y que activó el extintor interno del coche e intentó dar la vuelta al amasijo de hierros en el que se convertía aquel bólido.

Ahora era el turno de las autoridades del circuito. Los comisarios, mal equipados y vergonzosamente entrenados, no podían acercarse a las llamas, ya que no llevaban ropa ignifuga. Mientras dichos trabajadores miraban, Purley cogió un extintor e intentó apagar el fuego. Esfuerzo insuficiente, ya que, además, había que dar la vuelta al coche y una persona sola no podía hacerlo. A la espera del camión de bomberos, los aficionados intentaron saltar a la pista para ayudar, pero los responsables del circuito lo evitaron defendiéndose con perros.

El tiempo se consumió y, cuando llegaron los bomberos, Williamson ya había fallecido asfixiado. El cuerpo del piloto fue cubierto con un manto blanco y, Purley, impotente, se retiró cabizbajo, llorando, viendo como su compañero y amigo, pretendido por Ferrari, se marchó de una triste forma que podría haber sido evitada.

"No pude voltear el coche. Simplemente no pude. Pude ver que él estaba vivo y le oía gritar, pero no pude voltear el coche. Traté que la gente me ayudara y si hubiera podido voltear el monoplaza él estaría bien, pudimos haberlo sacado", dijo, nervioso, entre lágrimas David, que posteriormente, tras varias participaciones en algunas carreras, también murió en 1985 al sufrir un accidente aéreo.

Aquel 29 de julio de 1973, la mala gestión de una carrera se llevó a un piloto, pero otro, David Purley, demostró cuando el motor que guía nuestra es el corazón ...

domingo, 25 de septiembre de 2011

El tiempo de Massa se agota



A medida que pasan los meses y los grandes premios van aconteciendo, el segundo piloto de Ferrari está cada vez más fuera que dentro del equipo del Cavallino Rampante. Esta temporada estaba obligado a brillar y no lo ha hecho.

La salida de Felipe Massa de Ferrari es cada vez más necesaria para los intereses de la Scuderia. Es cierto que el F150º Italia no es un buen coche, pero el brasileño nos ha dejado más que claro que no es capaz de exprimirlo al máximo. Y todo eso sin contar sus altibajos en las carreras y su poca filosofía Ferrari.

Los diarios deportivos apuntan a una llegada de Jenson Button a Maranello, pero esto no es lo que los de Domenicali necesitan. Un piloto con futuro, con un rendimiento a la altura de Alonso y capaz de ponerle contra las cuerdas debería ser la mejor opción para Ferrari.

En Monza, Ferrari suele confirmar sus pilotos y, este año, no ha habido ninguna noticia oficial, por lo que Massa está prácticamente fuera del equipo. Diversas opciones podrían pasar por la cabeza de los dirigentes rossos.

Según se ha podido saber, Valtteri Bottas, campeón de la GP3 con Lotus ART esta temporada, está en negociaciones con el mismo equipo para correr en la GP2 -además de con Barwa Addax-. Por lo cual, algún piloto sobra en dicha escudería que ha participado en 2011 con Jules Bianchi y Esteban Gutiérrez en sus filas. El mexicano, apoyado por Telmex, tiene su asiento asegurado.

Así pues, Bianchi podría entrar en los planes de Ferrari. Quizás subirle de golpe junto a Alonso fuese demasiado arriesgado, por lo que una cesión a Sauber haciendo un trueque con Pérez tampoco sería una mala opción, aunque ahí también entrarían en juego los intereses comerciales de Telmex, que exigiría un piloto patrocinado en un asiento titular del equipo de Peter Sauber. Lo que está claro es que Bianchi no puede seguir perdiendo el tiempo en la GP2 y Ferrari es consciente de ello. Por lo que yo apuesto por él para el año que viene.

2011 ha sido un desastre para la Scuderia, por lo que 2012 debe ser un año en el que los éxitos vuelvan a llegar tras varios años de sequía. Y no solo un título, porque necesitan el de pilotos y el de constructores como agua de mayo y, para ello, precisan un piloto con talento y con el brillo que Massa ya perdió hace años ...

martes, 6 de septiembre de 2011

Match ball



El próximo fin de semana, Italia recibirá la Fórmula 1 en un circuito tan legendario como Monza. Para Ferrari, será más que una carrera. Los de Maranello deben defender, ante su público, su proyecto de esta temporada antes de centrarse en el modelo agresivo que prometen para el próximo año.

Con solo una victoria en 2011, el equipo del Cavallino Rampante está obligado a demostrar que Domenicali puede llevar al equipo de nuevo al éxito, que ambos pilotos, Alonso y Massa, son merecedores de sus actuales puestos y que la actual mentalidad de trabajo en Maranello puede dar aún frutos.

Si la victoria en territorio rosso no llega, apuesto por que nos olvidemos de la continuidad de Domenicali al frente de la Scuderia y por una forma más eficiente de trabajo en las fábricas llegada de la mano de Pat Fry.

El año que viene prometen innovaciones, pero dos años en blanco son demasiados para los tifosi y, una mala actuación en Monza, sería imperdonable. Ya no hay más oportunidades. Os toca salvar el match ball ...

sábado, 27 de agosto de 2011

Bruno también es más rápido en Eau Rouge




La sustitución de Nick Heidfeld por Bruno Senna creó una impresionante polémica esta semana en las redes sociales, medios ... Se habló de dinero aportado por el brasileño, aunque también de una mala relación de la escudería británica con el expiloto de BMW, no obstante, el poco talentoso Bruno consiguió superar expectativas hoy en Spa.

En el circuito donde su tío decía hablar con Dios, Bruno Senna ha conseguido meterse por primera vez en su vida en la Q3 de la calificación del Gran Premio belga. Una séptima posición que sabe a algo más que eso. Con solo la experiencia acumulada en Jerez en febrero y en los primeros libres de Hungría, ha conseguido demostrar que no está en la Fórmula 1 por su apellido, que no era un espejismo aquel subcampeonato de la GP2 ni la tercera posición en la general de la F3 británica en 2006 ...

Mañana, posiblemente, le suceda lo que le sucedió a Hülkenberg en Brasil 2010 y se vaya desinflando poco a poco. Todo lo que sea acabar la carrera cerca de las diez primeras posiciones supondrá una gran actuación del piloto brasileño.

No digo que Bruno sea un crack ni una estrella ni mucho menos, porque aún no ha demostrado nada. No es Ayrton, ni él, ni Hamilton ni Alonso ni nadie ... Pero tampoco hace siempre lo mismo en todos los monoplazas que con el Hispania del año pasado, con el que se le etiquetó de mal piloto cuando se le evaluó con aquel coche como si fuese un monoplaza con las prestaciones suficientes como para ello.

Nunca vi correr a Ayrton en directo, por lo que ver su apellido sobreimpresionado en la pantalla es bastante emocionante, ver a su sobrino subir Eau Rouge y acabar séptimo en la primera calificación en la que participa en este año y, además con su casco, lo es aún más ...

Escalofríos mil recorriendo mi cuerpo, lágrimas saltadas debido a la emoción. Su mirada, su casco, su apellido, su sangre ... Ayrton decía que hablaba con Dios en Eau Rouge, Bruno lo hace con el dios de la velocidad, habla con su tío.

sábado, 20 de agosto de 2011

El hombre de piedra



La carrera deportiva de un piloto está formada por numerosos obstáculos. Además de tener una capacidad superior y demostrar que puedes llegar a la Fórmula 1, debes conseguir entrenarte física y mentalmente de una forma dura y conseguir el apoyo económico necesario.

Dean Stoneman estaba destinado a ser una de las más firmes promesas británicas del automovilismo. Tras haber conseguido el título de Formula 2 en 2010, Dean fue premiado con un test en las pruebas de novatos de Abu Dhabi en el pasado noviembre. Su adaptación y su actuación a los mandos del FW32 del equipo de Grove fue notable y dejó buenas sensaciones sobre la pista asiática consiguiendo el quinto mejor tiempo aquel día.

Después del test, Stoneman firmaría para competir en 2011 con el equipo ISR en las World Series by Renault y, previsiblemente, en 2012 hubiera pasado a la GP2, antesala de la Formula 1.

Todo iba en el camino correcto, e, incluso, Williams le seguiría muy de cerca para una futura colaboración, pero, a mediados de enero, se anunciaba que Stoneman tendría que dejar la competición por problemas de salud: un cáncer de testículos le apartaría de las pistas durante al menos una temporada.




Pasan los meses y las noticias sobre el estado de salud del piloto son alentadoras. Su recuperación ya está en la segunda y última fase y se le ha podido ver en varias ocasiones por el circuito de Silverstone. La última, el pasado Gran Premio de Gran Bretaña, en el que fue invitado a comer en el box de Williams por Patrick Head tras reunirse con el Club Británico de Pilotos (BRDC).

Tras dicha reunión, el británico de 21 años dijo que "acordé con Patrick (Head) que haré todo lo posible por volver a mi máxima forma física si él lo maximo para verme de nuevo en un coche de Williams".

Decía Napoleón Bonaparte que "el triunfo no está en vencer siempre, sino en nunca desanimarse. Es el triunfo el que crea al gran hombre". Está claro que Dean lo es, volverá pronto a las pistas y hará honor a su apellido: Stoneman, el hombre de piedra.

lunes, 8 de agosto de 2011

Lewis Hamilton, cuando la ausencia de miedo te guía hacia la victoria



Frenar a veces más tarde, asumir riesgos a la hora de adelantar, de trazar una curva o de tomar decisiones que puedan dejarte en la grava o llevar a la victoria, son típicas de pilotos que marcan una época en la Fórmula 1. Carreras a veces mágicas y otras veces criticadas por alguna acción. Tazio Nuvolari, Gilles Vielleneuve o Ayrton Senna son algunos de los pilotos que se ganaron el amor de los aficionados en el pasado, ahora, Lewis Hamilton, va camino de convertirse en otro de esos héroes a la vez que villano.

"No tengo miedo a nada", confesaba el británico hace semanas al diario AS en una fantástica entrevista de Manuel Franco. Su debut en la Formula 1 fue explosivo a la vez que odiado en nuestro país. Tras su impresionante temporada, que se saldó con el título, de la GP2 Series, Hamilton llegaba, de la mano de su mentor (Ron Dennis) , a Mclaren, donde compartiría equipo con Fernando Alonso, tras dejar a De la Rosa en el banquillo. No, no entró con buen pie -para la afición española- en la F1 ...

No solo le avalaba la corona de la GP2, sino también el campeonato de la F3 Euroseries, que había conseguido la temporada anterior (2005). Prometía ser escudero en la lucha de Alonso por el título de 2007, pero el asturiano se encontró con el enemigo en casa: 9 podios en su debut, 6 poles y un subcampeonato por delante del piloto español. Una polémica temporada con alguna injusticia propia de un padre de niño mimado, dejó a Alonso fuera del equipo. Hamilton continuaría su camino al éxito.

2008 fue el año en el que Lewis se confirmaría como la promesa que demostró en 2007 ser. Carreras magistrales como la de Silverstone o la de Mónaco, acabaron con Lewis Hamilton como el Campeón del Mundo más joven de la historia en un atípico y apoteósico final del Gran Premio de Brasil que quedará siempre en la retina de todos los aficionados al gran circo.

Un 2009 difícil sin un coche competitivo y un 2010 asumiendo demasiados riesgos (Monza o Singapur) le dejaron sin conseguir su segundo título. 2011 va por el mismo camino debido al dominio absoluto de Red Bull, aunque hemos tenido la suerte de disfrutar de carreras como la de Alemania.

Quizás no siempre el asumir riesgos le lleve a la victoria, pero intentarlo cada vez le hace más grande. Canadá o Mónaco son ejemplo de ello. Como decía aquel: "Quien no arriesga no gana". Disfruta arriesgando y no sabe conducir de otra forma que no sea intentando parecerse a su ídolo, Ayrton Senna. Lewis Hamilton no tiene miedo, pero tampoco queremos que lo tenga ...

lunes, 1 de agosto de 2011

El ascenso a héroe de Ayrton Senna



Conseguir alcanzar un sueño puede ser a veces más complicado de lo normal. Ver como todo se pone cuesta arriba, como todo va en contra, como siempre pasa algo que estropea el camino a la victoria, como toda la mala suerte se junta en un mismo momento ... Todo arruina la meta una y otra vez y la va poniendo un poco más lejos.

En la Fórmula 1, ganar un Campeonato Mundial es el sueño de todo aquel que sube alguna vez a un monoplaza para competir, eso, y ganar en casa ante una gran masa coreando su nombre como si fuese la unica estrella presente en la parrilla.

Ayrton Senna no era una excepción. Haber subido tan solo dos veces al podio en 7 temporadas en la Fórmula 1, en Brasil, no era plato de buen gusto para el piloto brasileño ante su afición. Brasil no pasaba por un buen momento. Ayrton era su héroe. Ellos gritaban por él. Él corría por ellos.

Llegó 1991 y Ayrton conseguía la pole ante la "torcida brasileira" augurando lo que sería una total exhibición del piloto de Mclaren ante su afición. Senna mantenía la primera posición mientras que Mansell se acercaba reduciendo las distancias hasta llegar a quedar al rebufo del astro brasileño a 7 décimas. Una mala parada del británico le dejó cuarto tras Senna, Patrese y Alesi.

La victoria de Ayrton parecía estar asegurada, tras aquel fallo del equipo Williams, pero Mansell se recuperó y volvió a volar sobre el circuito de Interlagos y, poco a poco, fue reduciendo la diferencia con Senna. En la vuelta 50 todo parecía quedarse en un susto, ya que Mansell pinchaba uno de sus neumáticos y tenía que volver a parar. Tras la parada, El León volvía a la carga con gomas nuevas. El final prometía ser histórico.

Corría la vuelta 60 del Gran Premio y la caja de cambios de Senna comenzaba a fallar. El brasileño no conseguía engranar la cuarta marcha y la ventaja con Mansell empezaba a reducirse, pero algo sucedió al británico, su caja de cambios falló y tuvo que abandonar.

Parecía que la suerte había sonreido al piloto brasileño, que acababa de cumplir 30 años, pero no, aquel día, Magic Senna hizo honor de ese único apodo que se le había asignado a él y solo a él. La caja de cambios de su Mclaren seguía sufriendo, y ya solo funcionaba la sexta marcha. Serían siete vueltas caóticas para el brasileño, que tenía como único rival su monoplaza, aquel que ya le había dado dos Mundiales.

Resistiendo como nadie hasta el final, con la mecánica pendiendo de un hilo, Ayrton Senna consiguió mantener su monoplaza en pista con solo una marcha, aguantando curvas lentas, alzándose aquel día con algo más que una victoria, ganando en casa y, debido al desgaste físico, quedó totalmente derrumbado. Espasmos musculares en el cuello y en los hombros hicieron notar que Senna lo dio todo.

Tras fundirse en un abrazo con su padre, Ayrton pidio la bandera brasileña, la cual llevó a lo mas alto del podio ante toda su afición. Aquel día, Ayrton fue mas que un piloto. Aquel día Ayrton demostró que su límite estaba un poco por encima del resto.

lunes, 25 de julio de 2011

El reflejo de una estrella



Hamilton consiguió una brillante victoria en el Gran Premio de Alemania. Ni la estrategia ni su conduccion fallaron. Además de la victoria del piloto británico, de la segunda posición de Alonso, del "no podio de Vettel", quedó una imagen para recordar y guardar en los archivos de la Formula 1.

Tras cruzar la línea de meta, el Ferrari de Alonso se quedaba sin apenas combustible y, ante el peligro de no dejar una gota de carburante en el depósito, el español recibió la llamada de su ingeniero por radio que le ordenaba dejar su monoplaza aparcado en la hierba del trazado alemán. Haciendo un pequeño autostop con Webber, Alonso bajó de su Ferrari y subió a lomos del Red Bull del australiano recordando, como hace 20 años, otro piloto, otra estrella, hacía tal hazaña en otro monoplaza motorizado por Renault. A lo largo de la historia, varios pilotos hicieron lo mismo, pero nunca una imagen pareció tanto el reflejo de otra.

Fue aquel momento, cuando Alonso subió al chasis del Red Bull, cuando nuestra cabeza recordó la imagen de Senna subido al Williams de Nigel Mansell en el Gran Premio de Gran Bretaña de 1991, cuando nuestro cuerpo se sumergía en un mar de escalofríos, cuando parecíamos volver a la época dorada de la Fórmula 1.

En el final de la carrera, la noche pareció caer, el cielo oscureció y una estrella llamada Senna iluminó a aquel piloto con un casco azul y amarillo, con un mono rojo subido a un Red Bull con motor Renault, apartado de su monoplaza sin combustible. El público dejó de gritar, solo quedó el sonido del propulsor Renault, solo quedó la trazada de Webber junto al recuerdo de Senna a lomos del Williams FW13. Fue entonces, cuando en Nürburgring todo desapareció y vimos, el reflejo de una estrella.

miércoles, 20 de julio de 2011

Sid Watkins, todo un héroe en la Fórmula 1


Para llegar alto en la Fórmula 1, se han de asumir riesgos. El ir más rápido en una curva puede llevarte unas veces a alcanzar la gloria arriba del podio y, otras, puede dejarte contra el muro. Los verdaderos Campeones de la categoría, siempre estuvieron llenos de esa ambición que, en cada vuelta, les hacia ir un poco más rápido aunque estuvieran liderando la prueba. A veces, incluso, sus vidas corrieron peligro, unos desgraciadamente la perdieron, otros se encontraron con esa luz al final del túnel que les devolvió a la vida, una luz llamada Sid Watkins.

Gran aficionado a las carreras y graduado en Medicina y posteriormente especializado en neurocirugía, Sid Watkins recibió en 1978 la propuesta por parte de Bernie Ecclestone para convertirse en el médico oficial de la FIA en las carreras de Fórmula 1. Aquel primer año, llegó el primer golpe para la F1 en la era Watkins, ya que Ronnie Petersson fallecía en el Gran Premio de Italia al no recibir atención médica inmediata a causa de que la policía italiana impidió el paso del servicio médico al lugar del suceso.

Inmediatamente después, el británico pidió a Ecclestone reforzar algunos campos médicos, como contar con un anestesista, un helicóptero y un coche médico que además acompañase a los monoplazas en la primera vuelta para evitar colisiones fatales en los primeros instantes del Gran Premio. Todo ello fue aceptado e implementado en la siguiente carrera.

A lo largo de su colaboración en la máxima categoría del automovilismo, Watkins salvó la vida a numerosos pilotos gracias a su asistencia en pista, como es el caso de Didier Pironi, Nelson Piquet, Rubens Barrichello o Mika Hakkinen, al que tuvo que realizar una traqueotomía en pista y reanimar su corazón en dos ocasiones tras su fuerte accidente en Adelaida 1995.

A pesar de ser todo un héroe, poco pudo hacer por salvar la vida de su gran amigo Ayrton Senna en Imola 1994 ni la de Roland Ratzenberger en el mismo escenario un día antes. Justo después de aquel fatídico fin de semana, la Fórmula 1 dio un vuelco en cuanto a seguridad y mejoró en todas sus facetas, desde modificaciones en circuitos, mejoras en la indumentaria de los pilotos, cambios en los monoplazas, etc ... Sid Watkins fue el máximo artífice, ya que la FIA contó con él.

Prof, como le llamaban amistosamente en el paddock, se retiró en 2005 dejando su puesto en manos del actual doctor Gary Hartstein. A pesar de su retirada, Watkins continúa ligado a la Fórmula 1 y a los programas de la mejora de la seguridad en dicha categoría. Actualmente es Presidente del FIA Institute y hace pocos años fue nombrado Caballero del Imperio Británico.

Gracias a la labor de la FIA y de Watkins para mejorar la seguridad en una categoría que tantos riesgos conlleva, desde 1994 ningún piloto ha perdido la vida a pesar de accidentes tan fuertes como el de Kubica en Canadá 2007, el de Massa en 2009 o el de Sergio Pérez en Mónaco este 2011. La Fórmula 1 es una categoría hecha para héroes, Sid Watkins es uno de ellos.

jueves, 7 de julio de 2011

La mala trazada de Gené


El objetivo de todo piloto de carreras es ganar, escalar y llegar en algún momento a la Fórmula 1. Unos se quedan en el camino, otros lo rozan pero no llegan y otros luchan y luchan por seguir al menos disfrutando de la competición en otras categorías.

Los comienzos de Jordi Gené hacían presagiar un nuevo piloto de Formula 1 español, la oportunidad se le presentó, la aceptó y se topó contra un muro que condicionó su carrera. El muro contra el que se dio no fue otro que la oportunidad que podría llevarle al Gran Circo.

Cuatro años mayor que Marc, Jordi comenzó a ganar a una temprana edad y con tan solo 18 años marchó a Gran Bretaña para continuar su proyección en la Fórmula Ford británica después de ganar 3 campeonatos consecutivos en España. Un cuarto puesto en la general de la F3 británica, acabar 2º clasificado en la Copa del Mundo de la F3 y llegar a vencer a los que luego serían grandes promesas en la F1 como Rubens Barrichello, David Coulthard o Jacques Villeneuve, llenarían de optimismo a España para volver a ver a un español rodar por los circuitos de todo el Mundo.

En 1993, el sueño de estar en la máxima categoría de automovilismo comenzó a ser factible para Jordi, ya que Adrián Campos le eligió para ser piloto de Bravo F1, algo como una escudería que se quedó en proyecto, ya que, a pesar de inscribirse para el primer Gran Premio de 1993, la FIA declaró los coches de la escudería española ilegales y, en consecuencia, Jordi se quedó en la calle.

Así pues, en 1993, a Jordi le tocaría volver a la F3000, donde ya había competido la temporada anterior. La F1 volvió a llamar a su puerta para pilotar el Benneton con el que Michael Schumacher sería campeón en el mismo año. La escudería entonces dirigida por Flavio Briatore buscaba un segundo piloto para un joven prometedor llamado Schumacher. Alboreto o Verstappen eran algunos de los pilotos a los que se enfrentaría Jordi para conseguir ese puesto. Sus tiempos fueron mejores que otros pilotos en la tanda de pruebas, aunque menos de un segundo peores que los de Alboreto. Finalmente, aquel puesto se quedaría en manos de J.J Letho alternando sus participaciones durante la temporada con Verstappen.

Gené no volvió a pilotar un F1 después de aquel Benneton Ford - a excepción de demostraciones- y posteriormente pasó por turismos, camiones, 24 horas de Le Mans, WTCC y el GT European Open donde todavía compite. Su hermano Marc, si que tuvo más suerte y la época en la que llegó a la F1 era la apropiada, ya que Minardi acogió con los brazos abiertos sus patrocinadores ...

Ahora es piloto probador de Ferrari y Campeón de Le Mans, mientras que aquel joven prometedor Jordi Gené escogió una mala época, un mal camino, una mala trazada que le dejó a las puertas de la cima.

domingo, 3 de julio de 2011

El error de Red Bull



Cuando cualquier piloto comienza a competir, no tiene otra misión que ir escalando categoría a categoría para llegar a la Fórmula 1. Para ello, debe tener talento y aprovecharlo para ganar e ir ascendiendo, aunque no basta solamente tener talento, ya que se necesita tener un respaldo económico o de alguien de un fuerte renombre. Además de eso, cuenta también ir en el camino correcto, avanzar sin equivocarse al dar cada paso, ya que su carrera puede irse a pique o verse lastrada por un mal avance.

El caso de Jaime Alguersuari ha sido así. El piloto del programa Red Bull, tras despuntar en varias categorías inferiores y conseguir ganar la prestigiosa Fórmula 3 británica, fue necesitado por Red Bull para ocupar el asiento que Sebastian Bourdais había dejado libre en Toro Rosso tras haber sido despedido del equipo de Faenza. El público español se alegró por la llegada de un nuevo piloto nacional a la parrilla de Fórmula 1, pero ... ¿no fue muy precipitado? así es como lo veo yo, ya que creo que fue incorrecto subir a un monoplaza de tales características a un piloto sin experiencia en una competición que tanto depende de ella. Es cierto que los test están prohibidos, pero la estructura Red Bull debió pensar en subir a otro piloto y dejar a Jaime acabar su temporada en las World Series y hacerle rodar los viernes a modo de test.

Mi solución hubiera sido subir al Toro Rosso a Bruno Senna -con el que Toro Rosso ya estuvo en conversaciones a finales de 2008- o pilotos como Liuzzi, Klien o Sato, que en ese momento estaban sin asiento y hubieran dado bastante experiencia durante la segunda mitad de 2009. En 2010 Bruno Senna, de haberse subido al Toro Rosso, hubiera hecho una mejor actuación con Hispania y Jaime hubiera tenido un muy buen año sin los lastres que aún sigue acusando: inexperiencia.



Desde el caso de Alguersuari, en Red Bull han cambiado el chip y el tratamiento que reciben los pilotos del Red Bull Junior Team es diferente. El siguiente ha sido de Daniel Ricciardo. Tras varios test invernales con el equipo Campeón de 2010 en los que ha sorprendido gratamente y ocho Grandes Premios corriendo en los primeros libres del viernes, el australiano hará su debut en la Fórmula 1 el próximo fin de semana en Silverstone con Hispania. Los caminos antes de llegar hasta el gran circo de Alguersuari y Ricciardo han sido prácticamente iguales, la diferencia ha sido la gestión de Red Bull en cuanto a sus futuros.

Debutar con un Hispania será muy diferente a llevar un Red Bull o, incluso, un Toro Rosso, pero llevar el monoplaza a meta estoy seguro que servirá al australiano para conseguir el año próximo un asiento en Toro Rosso, porque el aussie, promete, y mucho. Red Bull no querrá dejarlo escapar.

Esta mecánica será seguramente puesta en práctica por Red Bull a partir de ahora. Vergne ya aprieta en las World Series y va camino de convertirse en el nuevo piloto de viernes de Toro Rosso. El próximo en llegar, puede ser Carlos Sainz Jr., seguro que ni Helmut Marko ni su equipo vuelven a cometer el mismo fallo que con Jaime, porque el error no es equivocarse, equivocarse es no corregir el error.


Imágenes: GrandPrixActual

viernes, 24 de junio de 2011

Peter Collins, el caballero de Ferrari



La mentalidad de los pilotos es siempre algo a destacar entre ellos. Esto les hace ser más competitivos a veces, otras más conservadores o más agresivos. Hay pilotos que nada más ponerse el mono, se transforman, otros, siguen comportándose como auténticos caballeros tanto dentro como fuera de la pista, con casco o sin él.

Un ejemplo de esa caballerosidad es la hazaña que realizó Peter Collins en el transcurso del Gran Premio de Italia de 1956, donde tres pilotos se jugaban el título: Stirling Moss, Peter Collins y el que finalmente se alzó con la corona, Juan Manuel Fangio. El Mundial se decidiría en aquella cita.

El argentino Fangio salía desde la pole, pero no le serviría demasiado, ya que pronto, Moss pasaría a la cabeza de carrera; Fangio le seguiría de cerca en la segunda posición y el otro candidato a la corona, Peter Collins, era cuarto.

Todo parecía estar bajo control para Fangio, ya que, a pesar de la victoria de Moss, el Mundial estaba en sus manos, pero en la vuelta veinte, el Ferrari del argentino tendría unos problemas en su dirección que le obligarían a abandonar. La Scuderia intentó detener a Luigi Musso para cederle el coche a El Maestro (algo normal en la época), pero éste se negó, ya que estaba haciendo una buena carrera. Las otras opciones eran detener a Alfonso de Portago, pero era una tontería, ya que estaba muy atrás o detener a Collins, aunque no se le pidió, ya que luchaba por el Campeonato y de acabar segundo, (como iba) hubiera sido Campeón.

En el momento en el que Collins paró a cambiar sus neumáticos, ocurrió un hecho insólito en la historia de la Fórmula 1. El británico cedió su monoplaza a Fangio y pronunció lo siguiente: "Siga usted, Maestro. Yo soy joven y tendré tiempo de pelear por otros Campeonatos". Después, ambos pilotos se fundieron en un abrazo y el argentino volvió a pista tercero por detrás de Musso y Moss.

Musso tuvo que abandonar pocas vueltas después y Moss tenía problemas de combustible, pero gracias a Piotti, consiguió llegar a repostar y volvió a pista en la misma primera posición por delante de Fangio.

La carrera finalizaría con Stirling Moss primero, Fangio segundo y Flockhart tercero. El Mundial de aquel año también acabaría en aquella carrera con Juan Manuel Fangio consiguiendo su cuarto título Mundial (30 ptos), Stirling Moss terminó segundo (27 ptos) y Collins tercero (25 ptos).

Sin la caballerosidad de Collins, aquel Campeonato hubiera sido del mismo que prestó su monoplaza a El Maestro. Aquel día, un piloto que auguraba grandes carreras y posibles campeonatos, pasó a la historia por ayudar a su compañero de equipo.

En 1958, cuando aún tenía opciones para disputar el Mundial con su compañero de equipo (Mike Hawthon), dijo adiós en el peligroso Nordscheife. Collins se fue sin ningún título, pero como un gran piloto y, eternamente, como mejor persona.

sábado, 11 de junio de 2011

Massimo, el chico que soñó durante años con Ayrton Senna



La historia de Massimo es la de un chico que sufrió un desafortunado accidente de tráfico con dieciocho años. Este hecho provocó que el italiano se sumergiera en un profundo coma durante varios años.

Max -así era como se le llamaba cariñosamente- era un gran seguidor de la Fórmula Uno, así como del brasileño Ayrton Senna que entró en su largo sueño cuando Senna buscaba conseguir su segundo Campeonato Mundial.

Pasaron dos años, y el aficionado italiano no salía del coma, tras varias recomendaciones de especialistas, la familia recurrió a algunos periodistas y personas cercanas al paddock de Fórmula Uno para que Senna grabase un mensaje de voz en una cinta y hacérselo oír desde la cama cada mañana. El piloto brasileño aceptó con la condición de que aquella hazaña no se hiciera pública.

"Hola Massimo, soy Ayrton Senna, el piloto de Formula 1. Trata de escucharme, si puedes, debes reaccionar, levantarte, debes ser fuerte porque aquí todos te quieren y te esperan en Imola para la prueba [refiriéndose a la carrera]. Esperamos que te cures pronto, te mando un saludo, " decía la grabación.

Sólo tuvo que pasar un mes usando este método para que Massimo saliese del coma en el que llevaba mas de quinientos días sumergido. Quizás fuese coincidencia o quizás la fuerza o energía que proporcionó la voz de su ídolo la que provocase la reacción de su cerebro, pero el chico recobró su vida.

Los daños en algunas partes de su cerebro persistían, ya que el chico no podía moverse ni hablar, pero recuperó la conciencia y dejó atrás su estado vegetal. Como era normal, Massimo seguía viendo en televisión cada carrera de la temporada, esperando a que llegase Imola, ya que sería cuando Senna volviese a visitarle. En una de sus visitas, dicen que el piloto brasileño le dijo entre miradas y emociones de ambos que "también yo a veces tengo miedo, pero es mas fuerte el deseo de correr''.

Incluso en un entreno privado en Santermo, Ayrton volvió allí para saludarle. Sería la última vez ya que llegó el Gran Premio de San Marino y Massimo esperaba la visita del astro después de la carrera. El domingo, la ilusión y felicidad del joven era evidente al ver de nuevo la F1 en el hospital algo más cerca de él que nunca.

Buscaría Senna la primera victoria de 1994, Massimo sería testigo de ello, y en silencio, sólo expresándose con sus ojos, vio como aquel Williams FW16 se estrellaba contra Tamburello. El brasileño chocó contra el muro, inclinó su cabeza insconsciente hacia adelante y el helicóptero se lo llevaría para no volver nunca más con vida a un circuito. Sin poder expresar ni una sola palabra, ni un solo movimiento, Max rompería a llorar.

Massimo poco a poco siguió recuperándose hasta poder volver a recuperar movilidad y el habla. Su ídolo no volvió, pero en su corazón y en su grabadora, seguirá intacta la magia de su voz. La magia de Ayrton Senna, que sólo podrá volver a sentir, de nuevo, en sueños.






(Video por cortesía de @Vanessasenn)

jueves, 9 de junio de 2011

1984, el año en el que Málaga soñó con la Fórmula Uno





Además del Valencia Street Circuit, años atrás, España quiso tener su particular gran premio callejero improvisado. Las calles de la localidad malagueña de Fuengirola serían las elegidas. El proyecto incluso llegó a ser aceptado por la F.I.S.A y la F.O.C.A.

El Gran Premio de España dejó de celebrarse tras la victoria de Gilles Villeneuve en el circuito del Jarama en 1981. Dos años después, la ilusión llamó a la puerta de Fuengirola y el municipio malagueño comenzó sus trámites para albergar primero una carrera de Formula 2, luego una de turismos y como colofón a la idea, una prueba puntuable de Fórmula Uno en la temporada 1984.

La idea continuaba viento en popa y a mediados de enero del 83, Bernie Ecclestone junto a Sandro Rocci (el que era por aquel entonces el presidente de la Federación Española del Automovilismo) y varios promotores del proyecto, presentaron la idea en el circuito de la Costa del Sol. Además de dar una rueda de prensa, varios monoplazas Formula 1800 y F3 rodaron por las calles fuengiroleñas. El trazado tendría una extensión de cuatro kilómetros y quince metros de anchura.

Posteriormente, el proyecto se presentaría a Jean Marie Balestre (presidente de la FISA hasta 1991) y se acordó que tendría una prueba de Formula 2 en junio de 1984 que serviría de test para la posible inclusión en el calendario de F1 en el que Fuengirola entró como suplente pero en el que después fue titular tras la caída de New York del mismo. Todo iba a las mil maravillas hasta que se encontraron con un problema: el dinero.


La posible fecha elegida para la celebración de la carrera en tierras andaluzas era, primero el 7 de octubre, y luego se cambio al final del calendario: 21 de octubre. Prometía ser puro espectáculo, pero los organizadores, el alcalde de la localidad, la F.I.S.A y el propio Bernie Ecclestone (dueño de los derechos televisivos y presidente de la F.O.C.A en aquel entonces) se pasaron de ilusiones y se dieron contra una pared al quedarse sin financiación; se buscó ayuda en el Consejo Superior del Deporte, en la F.E.A, en la Junta de Andalucía e incluso algunas empresas promotoras del evento, pero toda ayuda era poca frente a los casi 200 millones de pesetas que costaría la celebración del Gran Premio. Sumando las 'no ayudas' a la mala situación económica por la que pasaba España en aquel entonces y al poco turismo que habría en octubre, auguraba un proyecto fallido.

Meses después, en unas vacaciones de Ecclestone en Marbella, el británico fue preguntado por la situación del circuito de Fuengirola, a lo que éste respondió que "no me interesa" y contó que el contrato firmado con la Grand Prix Association para la celebración de la carrera, no tenía ningún valor ya que "se trata de un 'contrato-protocolo' como el que se firma entre la F.O.C.A y los organizadores del GP con funciones limitadas a ambas partes".

Aquel mundial se lo acabó llevando el 21 de octubre Niki Lauda superando por medio punto a Alain Prost. Testigo de ello -y del podio de Ayrton Senna con Toleman- fue el publico que acudió al Autódromo do Estoril. Fuengirola estuvo apunto de serlo aunque sólo fue eso, un sueño.

lunes, 30 de mayo de 2011

Vencer al miedo


"Tengo miedo de la muerte y del dolor, pero convivo con eso, el miedo me fascina," decía el brasileño Ayrton Senna cuando intentaba dar explicaciones a su forma de pilotar al llevar su coche y, por tanto, a el mismo a los limites. Tras el fortísimo golpe de Martin Donelly en el año 1990 en Jerez, después de su propio accidente en México 1991 o en el mismo fatídico Gran Premio de Imola de 1994, el miedo se apoderó de Senna, pero algo en su cabeza, en su cuerpo o en su mente, le llevó a volver a coger su casco, ponerse el mono y rodar de nuevo a más de 300 kilómetros por hora. Eso le tranquilizaba. Eso le hacía feliz.

El miedo en la Fórmula Uno se paga: Niki Lauda por ejemplo llego a perder un Mundial por retirarse en el Gran Premio de Japon de 1976 sobre el que cayó un fuerte aguacero. De no haberse retirado y haber conseguido dos o más puntos, aquel campeonato hubiera sido suyo. No sólo es el caso de Lauda, muchos otros prefieren desperdiciar su habilidad debido al miedo que les causaría realizar adelantamientos imposibles o pasar a pocos centímetros de los muros al tener la posibilidad de accidente.

Este fin de semana, hemos vuelto a ver, por desgracia, a pilotos acabar contra las barreras y tener que ser posteriormente trasladados al hospital. En orden de gravedad, Sergio Pérez y Vitaly Petrov fueron los afectados. El primero de ellos, tras pasar dos noches en el hospital, ha sido dado de alta y con casi toda seguridad corra en Montreal; el segundo lo hizo pocas horas después de su golpe.

Dos días después del grave golpe de Pérez, a pesar de haber perdido incluso algunos recuerdos del accidente, el piloto mexicano ya desea volver a su monoplaza y volar sobre el asfalto de Montreal. En una entrevista realizada por Telmex, Checo calificó de "lástima" el no correr en Mónaco y dijo que "estoy deseando estar pronto de vuelta en el auto" e incluso añadió que hará "todo lo posible por correr en Montreal". Ser un joven debutante no condicionó a Sergio para abandonar la competición o cambiar su estilo de pilotaje como tampoco lo hizo con Robert Kubica que aún tras casi perder la vida en dos ocasiones sigue recordando a sus fans que "volveré lo más fuerte posible".

Los criticaremos, quizás incluso les llegamos a bajar de sus coches con nuestras palabras, pero por muy lentos que vayan, están hechos de otra pasta y aquellos que tras un accidente vuelven a subir al coche para intentar ir cada vez más y más rápido, no tienen otro nombre que héroes.

Pilotos ha habido muchos, pero aquellos que realmente marcan historia en la mente de los aficionados y son recordados pasen los años que pasen independientemente de los títulos, victorias o puntos conseguidos, son esos que van más allá de sus posibilidades. Pocos lo hacen, pocos llegan alto, pocos son capaces de vencer al miedo.

domingo, 29 de mayo de 2011

Mónaco, carrera de campeones


Volvió una vez más a ser la FIA protagonista en un Gran Premio. Esta vez el máximo organismo que rige las normas de la Fórmula Uno nos arrebató una emoción a una de las mejores carreras vistas en los últimos tiempos. El escenario era más impresionante aún: Mónaco.

Para empezar a analizar la carrera de Mónaco, lo primero es la crítica a la FIA, que la suspendió con bandera roja a 8 vueltas del final permitiendo a los equipos cambiar sus neumáticos y reparar daños en sus coches ¿Qué norma es esa? Yo no la entiendo, ¿si has tenido errores propios en pista se te permite repararlos como si nada en la linea de meta? Lo más apropiado, en mi opinión, sería haberse reparado en boxes y haber salido luego el coche desde allí. Por otra parte, el cambio de neumáticos rompió la carrera y mando la emoción de la carrera a pique.

Continuando con las críticas, los próximos son Mercedes GP, que hicieron un fin de semana sin apenas ritmo y acabando con Michael aparcado en La Rascasse -otra vez- y con Rosberg undécimo. Se venía una revolución por parte de los de Brawn. Yo no la veo ...

El siguiente punto es Hamilton, piloto al que podría alabarse y criticarse. Primero alabarlo por ser el único piloto de la parrilla que demostró tenerlos bien puestos y ser capaz de adelantar -o intentarlo- en cualquier parte del circuito. Lo peor fueron los intentos con Felipe Massa primero y con Pastor Maldonado: En el primero caso, creo que es un simple lance de carrera, arriesgado, claro, pero no está prohibido adelantar en Loews ... Por otra parte, en el accidente de Maldonado si creo que Hamilton tiene culpa y es correctamente sancionado -20 segundos le cayeron tras la carrera-. Por otro lado, también son altamente criticables las declaraciones que hizo el inglés tras el GP, quizás fueron en tono de broma, sí, pero hay cosas con las que no pueden bromearse.

Yendo a los grandes héroes de la carrera, Sebastian Vettel demostró ser capaz de lo mejor de nuevo al aguantar con las mismas gomas 54 vueltas tras el error -presunto- de Red Bull colocándole los neumáticos equivocados (¿De Webber que entraba en la misma vuelta?). Claramente se vio beneficiado al poder cambiar las gomas por unas nuevas en la bandera roja, aunque eso no quita el mérito de los tiempos tan constantes que hizo el alemán conservando los neumáticos incluso presionado con el segundo héroe del fin de semana: Fernando Alonso. El piloto asturiano consiguió aprovechar el ritmo de su F150º en Mónaco y luchó mano a mano por la victoria aunque el hecho del cambio de neumáticos de Vettel hizo que el coche de las bebidas energéticas no se viniese abajo. Pasando al último pero no menos importante escalón del podio, Jenson Button, hizo una carrera impresionante usando una estrategia de nuevo diferente que le permitió también luchar por la victoria. Él inglés fue el verdaderamente perjudicado por la bandera roja, ya que perdió todas sus opciones.

Tampoco puedo acabar el post sin desear una pronta y grata recuperación a los gravemente accidentados en este Gran Premio: Sergio Pérez -que estaba demostrando tener manos en la F1 al hacer una impresionante calificación- y Vitaly Petrov. El primero saldrá mañana lunes del hospital y el segundo ya ha sido sometido a pruebas y debe estar ya con su equipo.

Una carrera para no olvidar, enmarcar y guardarla para los restos. Una carrera de campeones.

miércoles, 25 de mayo de 2011

'Una podadora a toda revolucion' la visión de una venezolana sobre el dinero de su país en Williams



En este 2011 uno de los debutantes ha sido el piloto venezolano Pastor Maldonado, que hace sus labores para el equipo Williams tras haber dejado sin asiento a la joven promesa Nico Hulkenberg. Los motivos sabemos que no son deportivos, sino las ansias de subsanar los problemas económicos por los que atraviesa desde los últimos años la escudería de Grove.

Gracias a la empresa PVSA -propiedad del gobierno venezolano-, Williams recibirá alrededor de 36 millones de euros por temporada mientras que Maldonado continúe allí.

Desde Europa, nuestra visión sobre esto puede ser indiferente, pero en sudamérica y concretamente en Venezuela, no lo es así. Nuestra amiga 'Twittera' Rocío (@SerenaRF1) colaboró hace unas semanas con una televisión deportiva brasileña de la red Globo, donde expuso datos que posteriormente nos ha proporcionado redactando el siguiente texto:


Una podadora a toda revolución


Es inconcebible para mi como venezolana ver como cada fin de semana de carreras en la Formula 1, el nombre de mi país queda estampado contra las barreras de protección de una pista, en cada lugar en la que estas se celebren. Es incluso peor aún cuando llamo a mis familiares, leo los titulares de prensa o me escribe algún amigo diciéndome 'lo mejor que has hecho es irte'. Las razones muy simples: el desempleo, la educación, la salud, la inseguridad (de la cual he sido victima) y la calidad de vida colocan la marcha de retroceso y pisa acelerador a fondo en el país del que tuve que salir: Venezuela.

Quien no haya visitado Venezuela en los últimos 12 años pensará que exagero porque entre las cadenas de televisión del estado y los extensos discursos del presidente Chávez pintan a Venezuela como "El País de las maravillas". Siendo el Gobierno de este señor un patrocinador del mundo gracias a los millones que regala a diestra y siniestra dando una imagen falsa fuera de las fronteras. Chávez, en una baja de popularidad, quiso complacer el deseo de muchos colocando a Pastor Maldonado -actual campeón de la GP2- en la Formula 1. Para ello, realizó a través de PDVSA -la mayor empresa estatal- la no módica inversión de un patrocinio anual de 36.000.000 U$ que se realizara desde el 2011 hasta el 2015. Como es normal, Sir Frank Williams la acogió con los brazos abiertos.

Transcurrida la emoción de algunos y las críticas de otros, pasados los entrenamientos de pretemporada y a fin de la cuarta carrera sin resultados por parte de Maldonado que justifiquen tal inversión, pienso en lo que esta valiosa suma significa para el venezolano, y realizo un análisis de cuanto dejara de percibir Venezuela. Un país con un aproximado de 28.500 millones de habitantes y una extensión geográfica de 916.445 km2 Según los últimos 5 anos. El país posee además desde hace 8 anos un control cambiario y mantiene el bolívar a 4,60 x US$ y por ende se maneja el cambio en un mercado paralelo con una media de 8,5 bolivar x US$ por lo tanto las matemáticas, ciencia exacta arroja lo siguiente:

Capital anual 36.000.000$ (25.560.000€) x 5 anos = 180.000.000(127.800.000€)

Capital anual: 36.000.000,00 x 4,30 (cambio oficial)=165.600.000,00$ (117.443.520€). Cantidad con la que según asegura un Ingeniero Civil especialista en análisis de costos, el gobierno podría construir 580 viviendas. Por otra parte, la misma cantidad al ser multiplicada por el precio del dólar al mercado paralelo arroja la suma de 306.000.000,00$ (217.015.200€) que bien podrían proporcionar grandes mejoras al sistema de salud publica, a los salarios de médicos y enfermera/os, dotar al cuerpo policial de buen equipo ya que estos exponen su vida ante una delincuencia que se encuentra con mejor armamento, así como mejoras al sistema de educación básica y superior, mantenimiento a las infraestructuras de colegios, universidades y hospitales; tanto como al sistema de vialidad nacional.

Pero en fin, la revolución del país del petróleo se jacta de un doble discurso. Por un lado enseña a sus devotos que ser rico es malo y por otro malgasta todo el dinero que le place. Siendo así los no entendidos en el deporte de los motores quienes disfrutan de 19 carreras y la formula 1, exhibe durante cada gran premio el FW33 como la cortadora de césped más cara del mundo con el jardinero mejor pagado a bordo.

Ya es hora Pastor, justifique que no ha sido un dinero 'mal donado' y ocupe bien su silla y recuerde: ¡la pista es de asfalto!
-----


Tras leer esto, al menos a mi me hace pensar en la gran injusticia que se le hace al país de Venezuela ¿Qué sería de nosotros si tuvieramos que pagar la carrera deportiva de un deportista español? En fin, cosas de Chávez ...